Códice Alepo

Print Friendly

Lamentablemente estos días la ciudad de Alepo esta teniendo un triste protagonismo.
También en otros momentos de guerra, treat en el año 1948, ask se produjeron en Alepo los acontecimientos que afectaron al Códice, que junto con el denominado Códice Leningradense, son los que se utilizan en la actualidad como textos masotéricos, el Códice Alepo.
El Códice Alepo (Keter Aram Tsova) es el más antiguo y completo manuscrito del Tanaj, producido y editado por el respetado masoreta Aarón ben Moses ben Asher, está datado en 930 d. C., fue escrito en Tiberias y es la versión más aceptada de las escrituras hebreas, también conocida como el texto masorético.
Existen solamente estos dos códices judíos, ambos del siglo X, cuando por parte cristiana se conservan un gran numero de códices, algunos como los cuatro grandes códices griegos ,que fueron copiados en los siglos IV y V, en los que se contienen todas las Escrituras. Nos estamos refiriendo al Codex Vaticanus, que está datado en la primera mitad del siglo IV y es ligeramente anterior al Codex Sinaiticus, llamado así porque fue descubierto en el 1848 en el monasterio de Santa Catalina en el monte Sinaí.
Junto a estos dos ejemplares del siglo IV, tememos el Códice Alejandrino que, es uno de los primeros y más completos manuscritos de la Biblia, siendo el primer manuscrito que conoció la comunidad científica, está datado en el siglo V, al igual que el Codex Ephraemi Rescriptus que se encuentra en la Biblioteca Nacional de Paris.
Existe una razón religiosa para esta diferencia, los judíos utilizan en sus actos litúrgicos el Tanaj en forma de rollos y cuando estos están deteriorados por el uso los almacenan en las “geniza”, puesto que por respeto a su contenido, no pueden quemar ni maltratar. Cuando reunían una cantidad adecuada los enterraban con honras fúnebres.
Siendo es la razón por la que existen muy pocos códices de la Biblia hebrea comparativamente con los de las Biblias cristianas.
El Códice Alepo inicialmente estuvo en Jerusalén, pasando después a El Cairo y de allí fue trasladado a Alepo (Siria), donde durante más de seiscientos años fue guardado en la sinagoga de la comunidad sefardí.
Este códice modelo, sólo era utilizado para lecturas litúrgicas en las tres grandes fiestas de Pésaj, Savuot y Sucot, es decir, Pascua, Pentecostés y Tabernáculos y servía, en casos excepcionales, para confrontar con otros manuscritos en algún pasaje dudoso, pero nunca se permitió su estudio sistemático, ni su reproducción fotográfica. No obstante, en 1887 Willians Wickes, en su obra “Two Treatises on the Accentuation of the Old Testament” publicó una fotografía que contiene una pagina del Génesis.
Los libros de la Toráh (La Ley) y Nebiim (Los Profetas) aparecen en el mismo orden que se encuentran en la mayoría de las Biblias impresas, pero difiere en el orden para los libros de los Ketuvim (Escritos): En el Códice de Alepo, el orden de Ketuvim es; I Crónicas, Salmos, Job, Proverbios, Rut, Cantar de los Cantares, Eclesiastés, Lamentaciones, Ester, Daniel, Esdras y Nehemías.
El Códice de Alepo fue el manuscrito usado por el rabino y académico Maimónides (1135-1204) cuando estableció los parámetros exactos para la escritura de los rollos de la Toráh (Sefer Toráh) en su obra Mishneh Toráh.
Durante los disturbios que estallaron en Siria después de la Resolución de Naciones Unidas de establecer el Estado de Israel en 1947, el códice fue dañado. Durante las luchas entre árabes y judíos del 1948, se produjo un incendio en la sinagoga donde estaba depositado este códice, quedando dañado, de hecho se perdió una cuarta parte de él, de los 380 folios que más o menos contenía sólo quedaron 294, entre las partes perdidas se encuentran principalmente (ciento dieciocho paginas) casi todo el Pentateuco, de los Cinco Libros de Moisés solo se conservan las ultimas once paginas del Deuteronomio (Deut. 26, 37 – 34,12).
Al principio se pensó que había sido completamente destruido, comprobándose más tarde, que la mayor parte del manuscrito había sido guardado y mantenido en un lugar secreto. En 1958, el Códice Alepo fue sacado clandestinamente de Siria y llevado a Jerusalén, entregándose al Presidente del Estado de Israel, Itzhak Ben-Zvi y depositado en el Instituto Yad Ben-Zvi.
En 1976, se realizó y publico una edición fotográfica del Códice Alepo y dos años más tarde se expuso al público por primera vez. En 1986 se decidió transferir el Códice Alepo al Museo de Israel para su restauración en el laboratorio del museo. En 1993, la restauración se completo y desde entonces el Códice Aleppo se exhibe en el Santuario del Libro, junto con la Rollos del Mar Muerto.
En 2007 se publicó la página Web donde pueden encontrar más información sobre el Códice, así mismo está digitalizado el contenido del códice.