Domingo de la Misericordia

Print Friendly

En una entrada anterior hacíamos referencia que hoy, sickness el domingo posterior a la Pascua de Resurrección, generic la Iglesia por institución del Beato Juan Pablo II, here celebra el Domingo de la Divina Misericordia.
En el origen de la intuición del Pontífice estaba una joven religiosa polaca de principios del siglo XX, que murió con tan solo 33 años de edad: Santa María Faustina Kowalska (1905-1938), conocida como el Apóstol de la Divina Misericordia.
Su juventud transcurrió durante los años en los que Europa era azotada por la Primera Guerra Mundial, en 1925 entró en Cracovia en la Casa Madre de la Congregación de las Hermanas de Nuestra Señora de la Misericordia (las Magdalenas) como postulante.
En abril del 1928 termina el noviciado y realiza sus primeros votos temporales, que en mayo de 1933 se convertirán en perpetuos.
Durante la década de los años 30, Santa Faustina anotó en su  Diario,  comenzado por orden de su director espiritual el Padre Miguel Sopocko, las enseñanzas recibidas directamente de Nuestro Señor Jesucristo en torno a su Divina Misericordia, el diario es un documento de la mística católica de valor excepcional.
En la notación del 22 de febrero de 1931 se puede leer “Al anochecer mientras estaba en mi celda, vi al Señor Jesús vestido con una túnica blanca. Tenía una mano levantada para bendecir, y con la otra tocaba la túnica sobre el pecho. De la túnica entreabierta en el pecho, salían dos rayos grandes: uno rojo y otro pálido. En silencio, atentamente miraba al Señor, mi alma estaba llena de temor, pero también de gran alegría. Un momento después, Jesús me dijo: Pinta un cuadro según el modelo que ves, y firma: “Jesús, en Ti confío”.
En el año 1934, el Padre Sopocko encargó a Eugenio Kazimirowski que pintara el cuadro de Jesús Misericordioso, según las indicaciones de Sor Faustina. El primer domingo, después de la Pascua del año 1935, en presencia de Sor Faustina,  fue adorada por primera vez la imagen del Misericordioso Salvador, y la homilía sobre la Misericordia Divina fue predicada por padre Sopocko.
La vocación religiosa de Sor Faustina parecía estar marcada por el dolor de la humanidad, hasta el punto de que su experiencia mística le llevó a ofrecerse a Dios como víctima voluntaria por la salvación del mundo; ofreció su vida a Dios por los pecadores.
En los últimos años de su vida aumentaron sus dolencias, desarrolló una tuberculosis que atacó los pulmones y el sistema digestivo. Extenuada físicamente, falleció en olor de santidad, el 5 de octubre de 1938, a los 33 años.
Los domingos 13 y 30 de abril de los años 1993 y 2000 fue respectivamente, beatificada y canonizada por S. S. Juan Pablo II. Ambos domingos eran el siguiente al de Pascua.
En los hechos históricos que estamos relatando como origen de la fiesta litúrgica que hoy celebramos, están involucrados, además de Santa Faustina, dos beatos de la Iglesia, el inolvidable Juan Pablo II y el padre Miguel Sopocko (1888-1975) que murió en olor de santidad el 15 de febrero de 1975 en Bialystok (el día de Santo Faustino, el santo de Sor Faustina) y que el 28 de septiembre de 2008 en el Santuario de la Misericordia Divina de Bialystok (Polonia), se celebró su beatificación. De él es la reflexión “El Evangelio no consiste en pregonar que los pecadores deban hacerse buenos, sino que Dios es bueno para los pecadores”.
El misterio de la Misericordia se presenta como el mensaje central del cristianismo: Dios es Amor y su relación con nosotros está fundada en la Misericordia.