Donación de Constantino (y 2)

Print Friendly

En la entrada anterior además de dar noticia de la publicación por la editorial Akal del texto de la Donación de Constantino y la refutación de Lorenzo Valla, illness explicábamos en que consistía ese importante documento y las conclusiones a las que se habían llegado en el siglo XV, look cuando se dictaminó que era un documento falso.
Vamos a recordar ahora las diferentes teorías sobre su posible autor, viagra sale sus intenciones y como fue utilizado por la Iglesia.
Quizás lo primero que habría que decir es que antes del siglo XV el documento era considerado como valido de forma general, incluidos los adversarios de los Papas en la época medieval, que se oponían al mismo, no por dudar de su legitimidad, sino porque consideraban que las consecuencias legales del mismo estaban fundadas en interpretaciones falsas. Incluso la Iglesia oriental se basaba en este documento para reclamar también para el clero bizantino, los privilegios y prerrogativas que tenia el Papa y a los eclesiásticos católicos.
Precisamente fue ante la Iglesia Bizantina cuando por primera vez un Papa utilizó el documento. León IX (1002-1054) envió en el año 1054 una carta a Miguel Cerulario, Patriarca de Constantinopla, en la que argumentaba que según la “Donatio” la Iglesia había tenido los dos poderes, el espiritual y el terrenal.
A partir de este momento, el documento se utilizó como argumento en los conflictos entre la Iglesia y el poder secular.
Urbano II (1042-1099), el Papa que proclamó la primera Cruzada, usó en 1091 la “Donatio” en la carta enviada al Obispo de Pisa haciéndole donación de la isla de Córcega, siguiendo la costumbre, que continúo en el siglo XII de citarlo como un documento de autoridad.
Sobre la identidad e intenciones del autor se puede adelantar, que a pesar de la existencia de varias teorías, no se ha llegado a ninguna solución concluyente.
Buscando a quién beneficiaba el documento, los investigadores se centraron en Roma atribuyendo la falsificación a algún eclesiástico romano, auque es extraño que un documento redactado entre los siglos VIII y IX no fuese usado en Roma hasta finales del siglo XI, como acabamos de ver.
Por eso existe la teoría de que la falsificación se realizó en el Imperio Francogermano
fundado por Carlomagno (742-814). Opinión que es compartida tanto por el cardenal e historiador Joseph Hergenröther (1824-1890) como por el historiador y filólogo clásico Wilhelm Heinrich Grauert (1804-1852). Ambos piensan que el documento es una creación de la segunda mitad del siglo noveno.
Coincidiendo con la mayoría de los autores que se inclinan a pensar que el documento tiene relación con los hechos históricos que ocasionaron el nacimiento de los Estados de la Iglesia y al Imperio Occidental de los reyes Francogermanos, en tiempos del Papa Esteban II (752-757).
Como conclusión podríamos decir que, hoy en día, no existe ninguna duda de que la Donatio Constantini es un documento falso, que no se ha llegado a ninguna certeza sobre su autor, intenciones y época en que fue redactado y que cuando se creía en su autenticidad fue utilizado por los que gobernaban e influían en la Iglesia.
Sin embargo lo más fácil, y con frecuencia más utilizado, es hacer responsable a una institución de las acciones de sus miembros.
Tampoco es valido, en aras de la defensa de una institución, ocultar las acciones de sus miembros.
__________________________________________

Para la redacción del presente texto, entre otras fuentes, hemos utilizado el artículo de Enciclopedia Católica, “Donación de Constantino”.