Duración de los cónclaves

Print Friendly

Acostumbrados como estamos a que los últimos cónclaves tengan una reducida duración en el tiempo, there no pensamos que esto no pueda ser así en el cónclave que empieza mañana.
Sin remontarnos al famoso conclave de Viterbo de noviembre de 1268, que dio origen a la elección del nuevo Papa con los Cardenales encerrados (en cónclave) y que duro 34 meses, en los últimos siglos también han existido Cónclaves de larga duración.
En el siglo XVIII de los nueve cónclaves que existieron, el quinto que comenzó 18 de febrero de 1740, duró hasta el 17 de agosto, es decir 181 días. En él fue elegido Benedicto XIV (Prospero Lorenzo Lambertini, arzobispo de Bolonia) por 52 Cardenales; al Colegio Cardenalicio pertenecían otros 16 Cardenales que no pudieron asistir al cónclave.
Los Cardenales que habían sido nombrados por diferentes Papas, se agruparon formando diversas tendencias. Después de buscar varias soluciones de compromiso siguieron sin llegar a un acuerdo; en un momento dado Lambertini, que había sido propuesto en alguna votación, se dirigió a los reunidos y les dijo “Si deseáis elegir a un santo, escoged a Gotti  (Vincenzo Ludovico Gotti, O.P. que contaba con más de 75 años); si a un estadista, a Aldrovandi (Pompeyo Aldrovandi, Obispo de  Montefiascone, de 71 años); si a un hombre honrado, elegidme a mí” y lo eligieron.
Esta tónica de cónclaves largos duro durante el resto del siglo XVIII, el cónclave de 1758 para la elección de Clemente XIII duró 53 días; el de 1769 en que salió elegido Clemente XIV, duró 94 días, Pío VI fue elegido en un cónclave que duro 133 días, desde el  5 de octubre de 1774 al 15 de febrero de 1775 y el ultimo cónclave del siglo, donde la elección recayó en Pío VII duró 105 días, desde el 1 de diciembre de 1799 al 14 de marzo de 1800. Este cónclave se celebró en la ciudad de Venecia, dado que Roma estaba ocupada por las tropas napoleónicas.
En el siglo XIX hubo solamente cinco cónclaves, recordemos que el pontificado de Pio IX, elegido en 1846, tuvo la mayor duración de la historia de la Iglesia con 31 años y medio. Su elección tuvo lugar en un conclave que se llevó a cabo entre  el 14 al 16 de junio. Fue el inicio de los cónclaves de corta duración.
En este siglo se produjo una situación que no ha vuelto a repetirse en la moderna historia de la Iglesia, en el conclave de 1830 (51 días de duración) salió elegido el 2 de febrero de 1831 el cardenal y abad de la orden de los monjes camaldulenses, que no era obispo, Mauro Cappellari que adoptó el nombre de Gregorio XVI.
Los cónclaves más largos del siglo veinte fueron dos que duraron cinco días, el primero, en 1903 es elegido Papa San Pio X, después de siete votaciones y el segundo en 1922, durante el cónclave que elige al segundo Pío, de los tres que ha habido en el siglo XX, Pio XI.
De cuatro días de duración fue el cónclave de 1914 que elige a Benedicto XV y en el que por primera vez participa un Cardenal de América Latina, el brasileño Joaquim Arcoverde de Albuquerque Cavalcanti, Arzobispo de San Sebastián de Rio de Janeiro.
Los americanos del norte no pudieron asistir por primera vez a un conclave en el año 1878, pues su representante el cardenal John McCloskey, arzobispo de Nueva York, llegó cuando ya había terminado. También les ocurrió lo mismo en los cónclaves del 1914 y 1922. En el de 1939 participaron tres cardenales americanos, George William Mundelein,  Dennis Joseph Dougherty y William Henry O’Connell, Arzobispos de Chicago, Filadelfia y Boston respectivamente.
El cónclave más corto fue el que en 1939 nombró a Pio XII, después de tres escrutinios y dos días de duración.
Como es posible que recordemos, Benedicto XVI,  en 2005, fue elegido Papa en el cuarto escrutinio de un cónclave que duró 2 días.
Dos últimas curiosidades, el cónclave de mañana será el primero, desde 1829, que se celebra en tiempo de Cuaresma y será el que cuente con el mayor número de cardenales electores de la historia, 115, todos ellos menores de 80 años, contados hasta el día de inicio de la Sede Vacante.