El santo de la vida ordinaria

Print Friendly

Cuando D. Pedro Rodríguez y otras personas, buy viagra le preguntaron en Roma a San Josemaría (1902-1975), cure el 2 de octubre de 1958, por lo que era el Opus Dei, este respondió “una partecica de la Iglesia”, según comenta el mismo D. Pedro en la obra compartida “El Opus Dei en la Iglesia”.
En ese trabajo, el teólogo y eclesiólogo aborda la realidad del Opus Dei bajo su aspecto formalmente eclesiológico, nosotros al traer la cita lo único que queremos es contextualizar el origen de la famosa frase y constatar como hoy es jurídicamente una realidad incuestionable, el Opus Dei es una pequeña parte de la Iglesia.
El Opus Dei es una Prelatura Personal desde que el 28 de noviembre de 1982, la Constitución Apostólica Ut Sit le otorgó esta configuración jurídica.
Realidad jurídica que no llego a ver, en su vida terrena, aquel joven sacerdote que en el año 1928, cuando haciendo ejercicios Espirituales en la Casa Central de los PP. Paúles en Madrid, desde el domingo 30 de septiembre por la tarde hasta el 6 de octubre recibió “la iluminación sobre toda la Obra”.
El martes día 2 el fundador se retiró a su habitación para rezar; y en ese momento, cuando releía las notas en las que había transcrito las mociones que había recibido de Dios en los últimos diez años, vio que Dios quería que abriera en la Iglesia un camino de santidad: el Opus Dei.
El 6 de octubre, se cumplieron diez años desde que San Josemaría fue canonizado por Juan Pablo II en la Plaza de San Pedro de Roma. Habían pasado diez años y unos meses desde que en el mismo lugar y por el mismo personaje había sido declarado Beato el 17 de mayo de 1992.
Pasaban unos minutos de las diez de la mañana cuando su santidad el Papa declaró: “En honor de la Santísima Trinidad declaramos y definimos Santo al Beato Josemaría Escrivá de Balaguer, y lo inscribimos en el Catálogo de los Santos, y establecemos que en toda la Iglesia sea devotamente honrado entre los Santos”. Los varios cientos de miles de personas presentes respondimos “Amen”.
Al recordar estos hechos no pretendemos extendernos en más consideraciones sobre el Opus Dei, afortunadamente hay mucha documentación, estudios, comentarios, libros, etc., referidos a este tema, solamente terminar diciendo que el titulo de esta nota es atribuible a Juan Pablo II, quien definió así a San Josemaría en la “Bula de la canonización del Beato Josemaría”.

En la página Web Recuerdos de la canonización de San Josemaría hay disponible mucha información sobre este tema.