Iglesia ortodoxa copta

Print Friendly

Durante los comienzos del siglo IV la Iglesia estaba centrada en la definición del misterio trinitario, treatment siendo necesaria la convocatoria del Concilio de Nicea del año 325, viagra para que los Padres Conciliares llegaran a resolver una parte del mismo. En este Concilio se definió la consustancialidad del Padre y del Hijo, la que Arrio y sus sucesores negaban.
Cincuenta y seis años después del Concilio de Nicea, entre mayo y junio del año 381, se celebró un nuevo Concilio en Constantinopla, el segundo de los ecuménicos, en el que se condena el macedonismo que negaba la divinidad del Espíritu Santo y se combaten las doctrinas semiarrianas que habían imperado en este medio siglo, llegándose a una clarificación de los conceptos al indicarse que en Dios hay una naturaleza y tres personas.
Finalmente en el año 431 se celebra en Éfeso el tercero de los Concilios que combatiendo las afirmaciones de Nestorio define la maternidad divina María.
Estos tres concilios son los únicos que aceptaron una serie de iglesias, que se opusieron al Concilio de Calcedonia que tuvo lugar entre el 8 de octubre y el 1 de noviembre del año 451 y que reciben el nombre genérico de antiguas iglesias orientales.
Una de ellas es la Iglesia Ortodoxa Copta, cuyo máximo dirigente su Santidad el Papa Shenouda III, Patriarca de Alejandría, murió el pasado día 17 de marzo.
El apelativo de ortodoxa no nos puede llevar a confundirla con la Iglesia Ortodoxa que se separó de la Iglesia Católica en el conocido Cisma de Oriente del año1054.
La Iglesia copta además posee otros dos Patriarcas; el de Etiopía; el Abuna Paulos, y el de Eritrea; el Abuna Dioscoro. Estas Iglesias junto a la Iglesia Copta de Alejandría forman una sola Iglesia, la Iglesia Copta.
Si exceptuamos los acontecimientos violentos acaecidos contra los coptos, después del levantamiento popular que derrocó al presidente Hosni Mubarak, no son muchos los datos que conocemos de una iglesia que esta formada por cerca de 60 millones de fieles repartidos entre Egipto (unos 7 millones), Etiopía (51 millones), Eritrea (2 millones), Sudán (unos 500 mil), que es la religión mayoritaria en Etiopía y Eritrea y que es una de las comunidades eclesiales más antiguas de la historia, pues proceden de la Iglesia fundada por san Marcos en Alejandría.
Como hemos indicado la separación de los coptos se produjo en el año 451, cuando en el Concilio de Calcedonia, los Padres conciliares proclamaron la doctrina católica de las dos naturalezas en Cristo: la divina y la humana.
La Iglesia copta, junto con la siria y después la armenia, se adhirieron a la doctrina de una sola naturaleza en Cristo, divulgada por el monje griego Eutiques; aunque es más conocida como monofisismo, por esta razón los coptos son llamados cristianos monofisitas.
Es decir, dos siglos antes de la arabización de Egipto (la dominación árabe de Egipto se realizó hacia 640) nos encontramos con dos patriarcados independientes, uno católico o calcedoniano reservado a las élites, funcionarios bizantinos, comerciantes de las ciudades y personas impregnadas de cultura griega y que adopta la definición del Concilio y otro copto, monofisita y mucho más popular manipulado por el influyente colectivo de los monjes, que tuvieron la capacidad de provocar un sentimiento nacional, tachando a sus oponentes de extranjeros.
La separación tuvo, como suele ser habitual, su personificación en el Patriarca Timoteo Eluro que veinte años después de Calcedonia, en el año 471, excomulgando a la vez al Papa León I y al Patriarca de Constantinopla, rompiendo sus lazos con las dos representaciones cristianas mas importantes en ese momento.
Shenouda III, Patriarca de Alejandría y de la Predicación de San Marco, como lo califica Benedicto XVI en el telegrama de condolencia por “el viaje a Dios, nuestro Padre común”, alcanzo acuerdos con la Iglesia católica, firmando con S. S. Pablo VI el de10 de mayo de 1973 en Roma, la Declaración común de Fe en la Encarnación del Hijo de Dios; así como su encuentro en El Cario con el Papa Juan Pablo II durante el Gran Jubileo de la Encarnación, el 24 de febrero del año 2000. Con la Iglesia ortodoxa, alcanzó un acuerdo sobre cristología en 1990.
Existe una iglesia copta católica cuyos miembros fueron históricamente fieles de la Iglesia copto-ortodoxa, pero posteriormente formaron su propia Iglesia en comunión con la Santa Sede de Roma.
Hubo un intento de reconciliación con el concilio de Florencia del año 1442, pero visto que no se podía llegar a un acuerdo con los dirigentes, se adopto por Roma la política de las conversiones individuales por medio de misioneros franciscanos y jesuitas.
De esta forma se fueron creando en Egipto pequeñas comunidades comunidades copto-católicas. En 1742 el Papa nombró el primer Vicario Apostólico para los copto-católicos en la persona de Anba Atanasios, obispo copto de Jerusalén, que dos años antes había pasado al catolicismo.
Las autoridades otomanas permitieron a los copto-católicos comenzar a construir sus propias iglesias en Egipto en 1829. Hoy, la Iglesia copto-católica, formada por apenas doscientos mil fieles, se organiza en torno al patriarcado católico de Alejandría, liderado por el patriarca y cardenal Antonios Naguib.
Sigue el rito alejandrino, y utiliza en su liturgia el árabe y el copto, lengua derivada del egipcio faraónico que no tiene, hoy día, más uso que el litúrgico, con un alfabeto propio.

 

Para más información puede verse el articulo de Ignacio Peña “La Iglesia Copta