La Inmaculada que cumple 450 años en Nicaragua

Print Friendly

La patrona de Nicaragua es la Inmaculada Concepción, thumb materializada en la imagen antiquísima y veneradísima de la Inmaculada Concepción que está en su Santuario Nacional de la Ciudad de El Viejo (Dpto. de Chinandega). Este año se celebran los 450 años de la llegada de la imagen al territorio que entonces era la Provincia de Nicaragua, viagra sale erigida en 1528 por la Corona española.
Bajo el punto de vista religioso Nicaragua dependió de Lima de hecho y de derecho hasta 1609 y después dependió prácticamente de México y teóricamente de Lima.
Existen pruebas documentales de la procedencia de la imagen, una de ellas se encuentra en el archivo parroquial del Puerto de Realejo y es una declaración del Obispo Alonso Bravo de Laguna (1616-1694) en la que relata que en el mes de diciembre del año 1672, estando visitando el convento de Ntra. Señora de la Concepción del pueblo del Viejo, quiso conocer el origen de la imagen de Nuestra Señora del Viejo, y el Padre Provincial le facilito un libro antiguo que contenía una información hecha y autorizada por el Obispo de Nicaragua, desde 1921 al 1929, don Benito Rodríguez de Baltodano el 5 de enero de 1626 y en ella constaba que dicha imagen la había traído un hermano de la bienaventurada Santa Teresa de Jesús y este les hizo la gracia y donación a los religiosos de San Francisco de aquel convento, en el que murió y se enterró.
Otro documento es el informe de la visita apostólica que realizo el Obispo Pedro Agustín Morell de Santa Cruz y Lora (1694-1769) durante el año 1751, año siguiente a su ordenación episcopal, en el que describe que el 24 de junio pasó por el pueblo del Viejo, distante una legua de Chinandega. Después de describir la iglesia, cuenta la misma versión del origen de la imagen, indicando que esa es la tradición del lugar y que había visto un certificado emitido por el obispo de Nicaragua Don Juan de Rojas y Asúa (1622-1685) en ese sentido.
La imagen se encuentra en la Parroquia de la Virgen de la Concepción, dependiente de la Diócesis de León, declarada desde el 9 de septiembre de 1944 como Santuario Nacional Mariano, siendo además Basílica Menor desde el 7 de febrero de 1996, que el Papa Juan Pablo II, en su segunda visita a Nicaragua, declaró este templo como tal.
La estructura de la Iglesia se vio seriamente dañada en 1835 por la erupción del volcán Cosigüina, pero fue restaurada en 1884. Construida durante la época colonial, el Santuario y Basílica de la Virgen de La Concepción es una de las iglesias más antiguas de Nicaragua.
Las fiestas de la Purísima, como se le conoce popularmente, se celebran entre el 6 y 8 de diciembre durante las cuales tiene lugar la ceremonia de la “lavada de la plata”, durante la cual se limpian cuidadosamente todos los tesoros metálicos del templo y de la Virgen de La Concepción
La víspera de la festividad de la Inmaculada Concepción se celebra en toda Nicaragua la fiesta de la “la Gritería” que consiste en recorrer la calles y visitar diferentes altares en honor a la Virgen María, algunos de ellos improvisados en casas particulares, realizando rezos, cánticos y quemando pólvora.
Es una fiesta religiosa y folclórica que recobro mayor esplendor en el año 1857, tres años más tarde de que el Papa Pío IX promulgase, con la bula Ineffabilis Deus, el Dogma de la Inmaculada Concepción, cuando el Obispo Gordiano Carranza, desde el atrio de la Iglesia de San Felipe en León, animó al pueblo a visitar casa por casa y a alzar sus propios altares a la vez de rezar, cantar y gritar a la Virgen.
Fue el Obispo Carranza, en aquellos momentos párroco de San Felipe, a quien se le ocurrió el grito ¿Quién causa tanta alegría? al que inmediatamente se responde “La Concepción de María”.Grito que se escucha de manera constante en todas las celebraciones del 7 de diciembre de cada año.