La Virgen del Carmen

Print Friendly

Para todos aquellos que en nuestra vida la mar tiene ocupado una parte de nuestro afecto, discount siempre nos emociona escuchar la oración que los marinos dedican a Nuestra Señora, viagra la Salve Marinera, click una oración para ser cantada y que, con certeza, lo será hoy a lo largo de la geografía española. Hoy es el día del Carmen.
Este himno que cantan los marinos españoles y la gente relacionada con la mar, fue compuesto con unos fines muy diferentes, es un fragmento de la zarzuela El Molinero de Subiza, compuesta en 1870, con letra de Luis de Eguílaz (1830-1874) y música de Cristóbal Oudrid (1825-1877).
Hasta el año 1901 la Armada Española tenía como patrona a Ntra. Señora del Rosario, desde entonces y según la Real Orden del 19 de abril de ese año, lo es Ntra. Señora del Carmen.
Cantar a la Virgen fue una costumbre que se transformó en obligación y en devoción, porque desde el 16 de noviembre de 1942 es de uso reglamentario en la Armada y desde mucho antes la cantaban los marinos para honrar a su Patrona.
El autor de la letra llama a la Virgen del Carmen “Estrella de los mares” (Stella Maris), pudiéndose haberse inspirado en la plegaria atribuida al santo carmelita inglés San Simón Stock (1164-1265), sexto general de la Orden, el cual rezaba todos los días la siguiente oración:

“Flor del Carmelo Viña florida, esplendor del cielo, Virgen fecunda, singular.
¡Oh Madre tierna, intacta de hombre, a los carmelitas proteja tu nombre, Estrella del Mar!”

para que la Virgen del Carmen los defendiera de los ataques que estaba recibiendo la Orden.
A la Virgen se le ha llamado Estrella del Mar desde tiempos remotos, pues se ha considerado como un símbolo de la Virgen María la nube que vio el criado de Elías, “Sube del mar una nubecilla como la palma de la mano” (I Re 18, 44).
En elsiglo IX ya se la llamaba así, según un himno muy popular titulado Ave Maris Stella (Salve estrella del mar) que se rezaba en las Vísperas de casi todas las festividades de la Virgen María y que se atribuye al Obispo de Poitiers, San Venancio Fortunato (535-605), aunque su autoria no está acreditada.
Lo que si se puede afirmar es que es un himno no posterior al siglo IX, porque se encuentra incluido en el Códice Sangallensise, de ese siglo y que se encuentra en el monasterio suizo de San Gall.
San Simón es realmente conocido porque el 16 de julio de 1251 la Virgen del Carmen se le apareció acompañada de una multitud de ángeles, llevando en sus manos el Escapulario de la Orden y diciendo estas palabras: “Este será privilegio para ti y todos los carmelitas, quien muriere con él no padecerá el fuego eterno, es decir, el que con él muriere se salvará”.
Esta devoción del escapulario de la Virgen del Carmen, se ha extendido a toda la Iglesia y muchos católicos lo llevan. El escapulario se impone con un rito particular de la Iglesia, en el que se declara que “recuerda el propósito bautismal de revestirse de Cristo, con la ayuda de la Virgen Madre, solícita de nuestra conformación con el Verbo hecho hombre, para alabanza de la Trinidad, para que llevando el vestido nupcial, lleguemos a la patria del cielo”
El escapulario ha sido constituido por la Iglesia como sacramental y signo que nos ayuda a vivir santamente y a aumentar nuestra devoción, y que propicia la renuncia del pecado.
San Alfonso Ligorio (1696-1787), doctor de la Iglesia, fundador de los Redentoristas y nombrado posteriormente Obispo dijo: “Los hombres se enorgullecen de que otros usen su uniforme, y la Virgen está satisfecha cuando sus servidores usan su escapulario como prueba de que se han dedicado a su servicio, y son miembros de la familia de la Madre de Dios.”
En 1950, el Papa Pío XII, en el mensaje por la conmemoración del VII centenario del escapulario carmelitano dijo, “que el escapulario sea tu signo de consagración al Inmaculado Corazón de María, lo cual estamos particularmente necesitando en estos tiempos tan peligrosos”.
El día 16 de julio, en que la Virgen se le apareció a San Simón se celebra, en toda la Iglesia, la fiesta litúrgica de Nuestra Señora del Carmen, por decisión de Benedicto XIII en 1726.
Desde años antes se celebraba en España, la “tierra de María” como la denomino Juan Pablo II, pues en el año 1674, el papa Clemente X otorgó el permiso para celebrar esta festividad de forma local.
La advocación mariana de la Virgen del Carmen es una tradición católica llevada desde España a América en 1595 (o 1680 según otras fuentes) por los frailes agustinos, quienes trasladaron consigo la primera imagen.
La Virgen del Carmen es particularmente Patrona de la Armada chilena y desde el 24 de octubre de 1923 Patrona de Chile. En 1987, durante la visita de Juan Pablo II a Chile, se realizó la coronación de la imagen de la Virgen del Carmen que se encuentra en el Templo Votivo de Maipú.
Con anterioridad el Papa Pío IX proclamó en 1851 a la Virgen del Carmen Patrona de Bolivia. Posteriormente, por Ley del 11 de octubre de 1948 fue proclamada “Generala y Patrona de las Fuerzas Armadas de la Nación”.

Pulse aquí si desea escuchar esta oración. Cantada en esta ocasión por marinos
españoles en presencia de Benedicto XVI en Santiago de Compostela

Salve, estrella de los mares,
de los mares iris de eterna ventura
salve fénix de hermosura
madre del Divino Amor.

De tu pueblo a los pesares
tu clemencia dé consuelo
fervoroso, llegue al cielo,
hasta Tí, hasta Tí nuestro clamor.

Salve, Salve, estrella de los mares
Salve estrella de los mares
Sí, fervoroso llegue al cielo
y hasta Tí y hasta Ti nuestro clamor.

Salve, Estrella de los mares
Estrella de los mares,
salve, salve, salve, salve