Los Doctores de la Iglesia

Print Friendly

Como han informado los medios de información general, sovaldi han sido oficialmente declarados doctores de la iglesia el español Juan de Ávila (1499-1569) y la alemana Hildegarda de Bingens (1098-1179).
A la hora de hacer esta obligada referencia creemos que más que hablar del manchego San Juan de Ávila, pills sacerdote diocesano y patrono del clero español, del que tenemos mucha información en la pagina Web que ha publicado la Conferencia Episcopal Española,  y de la religiosa de la orden de San Benito Santa Hildegarda, cuyo datos de su vida, obras y contexto social de su tiempo, se pueden encontrar en la pagina Web editada por la Asociación Cultural Hildegardiana, podría ser más interesante dedicar un pequeño espacio a recordar que es un Doctor de la Iglesia.
Aunque previamente si queremos comentar un hecho curioso, Santa Hildegarda fue formalmente canonizada de forma oficial el pasado mes de mayo de este año 2012. Es decir, a pesar de que incluso en vida de la santa, fue reconocida como tal; de que los dos últimos Papas y Eugenio III la considerasen “auténtica, fidedigna y en todo semejante a los antiguos profetas” y de que varios Papas, entre ellos Juan XXII (1249-1334) y Obispos concedían indulgencias a quienes visitasen la tumba de la santa, permitiendo su culto en sus diócesis según testimonios documentados de los siglos XIII y XIV, nunca había sido declarada oficialmente Santa por la Iglesia, situación que se subsanó en la audiencia de Benedicto XVI al cardenal Angelo Amato, Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, el pasado 10 de mayo, en la que el Papa extendió a la Iglesia Universal el Culto litúrgico en honor de Santa Hildegarda de Bingen. El Papa firmó la extensión de su culto litúrgico a la Iglesia universal, “inscribiéndola en el catálogo de los santos”, declaración formal equivalente a una canonización.
Como suele ser normal en la historia de la Iglesia, los primeros doctores fueron considerados como tales por el pueblo llano de forma espontánea, recibiendo este titulo cuatro grandes Santos de Occidente y otros cuatro por Oriente.
Los Padres de la Iglesia que recibieron en Occidente el titulo de Doctor fueron, San Ambrosio de Milán (340-397), San Jerónimo de Estridón (346-420), San Agustín de Hipona (354-430) y San Gregorio Magno (540-604).
Por Oriente, San Basilio de Cesárea (329-379), San Gregorio Nacianceno (328-389), San Juan Crisóstomo (347-407), patriarca de Constantinopla y el más grande de los oradores cristianos y San Atanasio de Alejandría (296-373), que durante toda su vida lucho contra el arrianismo. Realmente los orientales reconocieron a los tres primeros, fue la tradición latina la que añadió a San Atanasio para formar un grupo de cuatro como en Occidente.
Fue el Papa Bonifacio VIII (1294-1303) el que en 1298 reconoció oficialmente a los cuatro doctores de Occidente, ordenando honrarlos especialmente, otorgarles una primera consagración oficial y litúrgica; al igual que los apóstoles y evangelistas, los cuatro doctores latinos tienen oficio de rito doble con Credo en la misa.
El 11 de abril de 1567 el papa Pío V añadió el primer doctor moderno a la lista de los cuatro reconocidos, el dominico Santo Tomás de Aquino (1225-1274), el conocido autor de la Suma Teológica (1265–1272), en la que consigue una sistematización entre teología y filosofía.
El año siguiente, Pío V reconoce también las fiestas de los cuatro doctores de la Iglesia Oriental, definiendo, además, formalmente los criterios para la declaración de la dignidad: la eminencia doctrinal en materia de teología y culto; un elevado grado de santidad, y la proclamación formal por parte de la Iglesia, que como concretó Benedicto XIV (1675-1758), tenia que ser definida por el Sumo Pontífice o por un Concilio Ecuménico.
En 1588 el papa franciscano Sixto V añadió al también franciscano San Buenaventura de Fidanza (1218-1274) en la lista de los Doctores de la Iglesia.
A partir de este momento los diversos Papas han ido confiriendo el titulo de Doctores a eminentes Santos y Santas, hasta las dos ultimas a San Juan y a Santa Hildergarda.
Incluyendo a estos últimos, son 35 los doctores de la Iglesia, de los cuales cuatro son mujeres y cuatro españoles San Isidoro de Sevilla (560-636), Santa Teresa de Jesús (1515-1582), San Juan de la Cruz (1542-1591), y el reciente San Juan de Ávila.

Pinchando en este enlace les llevara a un documento con los 33 doctores de la iglesia en orden alfabético con fechas y referencias