Los Hechos de los Apóstoles

Print Friendly

Jesús con mucha probabilidad murió, prescription utilizando el calendario judío, site el 14 de Nissan del año 3790, es decir, en el año 783 de la fundación de Roma. Ya fuera ese 7 de abril del año 30, según nuestra forma de contar el tiempo, o cualquier otro día más o menos cercano, con la muerte de Jesús en una cruz, fuera del muro oeste de Jerusalén, comenzó una larga historia que llega hasta nuestros días.
Su Resurrección, que estamos celebrando estos días, nos reafirma en la creencia de que fue el Cristo que trajo la salvación al mundo.
Los Evangelios nos narran la vida, muerte y resurrección de Jesús; los Hechos de los Apóstoles nos cuentan que ocurrió después de que Jesús subió a los Cielos, por eso en todas las Misas de este tiempo pascual se leen textos de este libro.
Los Hechos de los Apóstoles es una de las fuentes principales de lo ocurrido en aquellos primeros momentos, aunque lo primero que hay que destacar es que no es una historia completa de los orígenes del nacimiento y expansión del cristianismo.
El libro de los Hechos, es considerado por algunos autores como la continuación del Evangelio de Lucas, aunque en su conjunto es más un libro de carácter histórico cuyo título no describe su contenido, puesto que no se ocupa de los Apóstoles sino más bien de dos de ellos, Pablo y Pedro; aunque si seguimos la terminología lucana, también esto es incorrecto, puesto que Lucas solo considera Apóstoles a los Doce primeros, entre los que no estaba Pablo.
La narración se centra fundamentalmente en las actividades de Pedro y sobretodo de Pablo, puesto que con relación a Pedro las referencias son proporcionalmente escasas, no nos cuenta nada sobre su apostolado fuera de Palestina, ciñéndose solamente en los primeros momentos de la vida de la Iglesia. Tampoco se dice nada de la fundación de ciertas iglesias importantes, como la de Alejandría o la de Roma, cuya fe cristiana es anterior a la llegada de San Pablo a esa ciudad.
Tradicionalmente se ha otorgado la autoría de los Hechos a Lucas y así se indica en el Código Muratori de finales del Siglo II, pero existen algunos autores, pocos, que la ponen en duda basándose en la existencia de algunos errores relacionados con la vida de Pablo, incomprensibles si  tenemos en cuenta la estrecha relación que existió entre ambos.
No está aclarado porqué Lucas habla de un viaje a Jerusalén entre la primera visita que realiza Pablo, acompañado de Bernabé, para ser presentado a los Apóstoles y la visita, también acompañado de Bernabé, con motivo de su asistencia al Concilio Apostólico enviado por los fieles de Antioquia. El propio Pablo no lo menciona puesto que él dice “Después de catorce años subí de nuevo a Jerusalén con Bernabé, llevando a Tito con nosotros” (Ga 1, 2).
Dado que el libro termina con la llegada de Pablo a Roma, algunos autores piensan que su composición tuvo lugar alrededor de esta fecha, es decir los años 60, basándose en que si el texto fuese posterior a la muerte de Pablo, ocurrida alrededor de los años 63-64, el autor le habría dedicado alguna mención. No obstante para la gran mayoría de los autores esta es una fecha muy temprana.
De lo que existe unanimidad es que el autor del Evangelio de Lucas y los Hechos es el mismo, por lo tanto, habría que posponer la redacción de estos a la de la composición de aquel. El Evangelio de Lucas es el tercero de los sinópticos, si tenemos en cuenta que el primero, el Evangelio de Marcos, se acepta que fue escrito alrededor del año 60, Lucas debió escribir los Hechos, según esta hipótesis, alrededor del año 80.
Al igual que los Evangelios, los Hechos han pasado las críticas del periodo racionalista en búsqueda de su historicidad, por razón de espacio solamente haremos mención a dos comentarios, el primero de Adrian N. Sherwin-White (1911-93) historiador inglés, experto en historia romana, que en su obra “La sociedad y la ley de Roma en el Nuevo Testamento” publicado por Oxford University Press en 1963, dice “La confirmación de la historicidad del libro de los Hechos es abrumadora… Es absurdo tratar de negar su historicidad aun en los detalles. Los especialistas en historia romana por mucho tiempo lo han considerado veraz” y el segundo de Bernard Rolland autor de “Hechos de los Apóstoles” publicado por Editorial Verbo Divino, en 1979, que afirma “El escepticismo moderno en cuanto al valor histórico de los Hechos no está justificado”.
Los Hechos nos han llegado a través de los Códices el siglo IV Sinaítico y Vaticano (primera mitad del siglo), y de los del siglo V, Alejandrino y Códice Bezae Cantabrigensis y también por el papiro p45, cuya autoría se cifra por algunos papirólogos en el año 150, de los pequeños textos existentes en los papiros p48 del siglo tercero y del p38, actualmente en la Universidad de Michigan y datado entre los siglos tercero y cuarto. También se encuentra parte de los Hechos en el papiro p74 pero al ser del siglo séptimo no tiene tanto interés.