Manuscritos de la Biblia (1)

Print Friendly

El pasado viernes, Daniel B. Wallace, Director Ejecutivo del Center for the Study of New Testament Manuscripts de Dallas, informó que recientemente se habían descubierto siete papiros del Nuevo Testamento, seis de ellos posiblemente del siglo II y uno probablemente del siglo I.
De confirmarse esta datación estaríamos frente al fragmento más antiguo del Nuevo Testamento jamás descubierto. Actualmente el más antiguo es el Papiro P52, un pequeño fragmento del Evangelio de Juan que contiene los versículos .31-33 y 37-38 del capitulo 18, escrito por ambos lados y datado en la primera mitad del siglo II, encontrándose en Manchester, en la John Rylands University Library.
Nos puede parecer extraño que aún se estén encontrando documentos tan antiguos, aunque es relativamente habitual los descubrimientos de este tipo, por ejemplo, en junio del 2007 se supo que existían 13 manuscritos griegos del Nuevo Testamento en el Archivo Nacional de Tirana, Albania. Realmente el número de manuscritos desconocidos por los eruditos occidentales era de 47, entre los que el más antiguo era un manuscrito púrpura del siglo sexto que se le denomina Codex Beratinus. Se sabe que este códice estaba en Berat (de aquí su nombre) Albania, desde 1356, pero durante la segunda Guerra Mundial desapareció, al ser ocultado por unos monjes, hasta que en 1971 entró a formar parte de Biblioteca de Tirana.
La opinión de Wallance es que deben de existir, al menos, más de 1000 manuscritos griegos por descubrir.
En el siglo XX hubo dos grandes descubrimientos de manuscritos de la Biblia .Los conocidos manuscritos del Mar Muerto en el año 1946, en los que se descubrieron alrededor de ochocientos manuscritos en una cuevas. Estaban allí desde antes del año 70, fecha en que fue destruido el Templo de Jerusalén. Todos los textos de la Biblia encontrados corresponden al Antiguo Testamento.
El segundo gran descubrimiento, por la cantidad y calidad de los textos encontrados, fue en Oxirrinco, una ciudad localizada a unos 160 Km. al sudoeste de El Cairo, en la margen izquierda del Bahr-Yusef (“Canal de José”) que actualmente se denomina El-Bahnasa.
El yacimiento arqueológico fue descubierto por Dominique Vivant, Barón de Denon (1747-1825) uno de los estudiosos que acompañaron a Napoleón durante su expedición militar y científica a Egipto (1799-1802).
El yacimiento no volvió a ser explorado hasta 1896. Entre este año y 1907, Bernard P. Grenfell (1869-1926) egiptólogo y miembro del Queen’s College de Oxford y el papirólogo Arthur S. Hunt (1871-1934) encontraron miles de papiros, la mayoría escritos en griego y entre ellos algunas de las mas antiguas copias del Nuevo Testamento y de la Septuaginta. Los papiros fueron publicados por Grenfell y Hunt a partir del año 1988.
La relación de textos que se encontraron del Antiguo, como del Nuevo Testamento, es impresionante, que podemos concretar, como ejemplo, en un dato, de los 127 papiros existentes del Nuevo Testamento en la actualidad, 44 fueron encontrados en Oxirrinco.
También se encontraron textos apócrifos, como los evangelios de Tomás y Pedro, no canónicos como, el “Pastor de Hermas” y la “Didaché” y de los Padres de la Iglesia como “Contra los herejes” de Ireneo.
En la actualidad, como acabamos de decir, existen 127 papiros que contienen textos del Nuevo Testamento, se identifican mediante la letra “P” seguida de un número de orden.
En España tenemos dos papiros, los P64 y P80 en Barcelona, en la Fundación San Lucas Evangelista.