Miércoles de Ceniza

Print Friendly

Hoy se notaba en las iglesias una afluencia especial de gente, view incluso en muchos lugares de culto se celebraban más misas de las habituales.
A pesar de la “creciente descristianización” de la sociedad española, shop se conservan las tradiciones que forman parte del conjunto de las creencias arraigadas en el pueblo. Hoy es el “miércoles de Ceniza”, cialis sale celebración que da comienzo a la Cuaresma.
En todas esas miles de misas que se han celebrado con gran afluencia de fieles, después de proclamación de la de la homilía, para hacer énfasis en que la conversión y la penitencia surgen de la interpelación que nos hace la Palabra, a los fieles se les marca en la frente con ceniza procedente de la quema de las palmas bendecidas el Domingo Ramos del año anterior, según una costumbre que se inició en el al siglo XII.
A la vez que el ministro impone la ceniza pronuncia indistintamente la antigua formula “Acuérdate de que eres polvo en polvo te vas a convertir” (Ge 3, 19) o la nueva expresión que pone de manifiesto el deseo de conversión y renovación pascual “Convertíos y creed en el Evangelio” (Mc 1, 15).
El tiempo de Cuaresma empieza precisamente este miércoles de Ceniza y acaba en las primeras horas de la tarde del Jueves Santo, litúrgicamente en este tiempo no se canta el “Aleluya” ni se recita el “Gloria” en la Santa Misa.
En la Santa Misa que hoy hemos escuchado se lee el evangelio de San Mateo, que nos recuerda los tres fines de la Cuaresma, oración, ayuno y limosna y en la oración colecta se pide al Señor “fortalécenos con tu auxilio al empezar la Cuaresma para que nos mantengamos en espíritu de conversión; que la austeridad penitencial de estos días nos ayude en el combate cristiano contra las fuerzas del mal” como expresión del espíritu que debemos tener en estos días.
¿Por qué la Cuaresma comienza un miércoles? La cuaresma, como su nombre lo indica, es un período de cuarenta días que la Iglesia ha fijado como preparación a la Pascua. Desde hoy hasta el domingo de Ramos, transcurren cinco semanas, dado que los domingos no se podía ayunar, para cumplir cuarenta días de ayuno, era necesario que estos cuarenta días comenzasen el miércoles anterior al primer domingo de cuaresma. En otra entrada hablaremos de los rigurosos ayunos de los orígenes del cristianismo, puesto que, hoy en día, los dos únicos días de ayuno son, el viernes Santo y el día de hoy. Durante toda la cuaresma se practica la abstinencia de carne todos los viernes, además este miércoles.
Normalmente no sabemos que el ayuno y abstinencia del miércoles de ceniza están regulados por el Código de Derecho Canónico en los cánones 1249 al 1252. Los fieles están obligados, desde el momento en que se incluye en el Código de Derecho Canónico, pudiéndose ser este un argumento para los que discuten como anticuadas la abstinencia y el ayuno. Afortunadamente los católicos no hacemos las cosas por “mandato de ley” sino que nos debemos mover por Amor a Dios.
No obstante, el canon 1249 da una explicación de esas negaciones, quizás muy fáciles de cumplir en estos tiempos, sobre todo la abstinencia, “para que todos se unan en alguna práctica común de penitencia”.
Pero mas allá de situaciones concretas, lo importante es tener muy claro que el ayuno y la abstinencia tiene un sentido de penitencia.
Una última precisión, según la Conferencia Episcopal española el modo de practicar el ayuno es: “En cuanto al ayuno, que ha de guardarse el miércoles de ceniza y el Viernes Santo, consiste en no hacer sino una sola comida al día; pero no se prohíbe tomar algo de alimento a la mañana y a la noche, guardando las legítimas costumbres respecto a la cantidad y calidad de los alimentos”.