Movilidad del día de Pascua

Print Friendly

Cuando ya han pasado varias semanas del día de la Pascua, store posiblemente la primera fiesta que celebraron los primeros cristianos, cure podemos hacernos preguntas más profanas, pues como es humano, el fervor exultante de la Resurrección ha dejado paso al devenir normal del año litúrgico.
Cada año es normal preguntarse ¿cuándo cae la Semana Santa? y. si, como ha sido este año, casi coincide con la Pascua judía, ¿cada cuanto ocurre esto? ¿Por qué la Pascua ortodoxa es posterior a la cristiana?
Para contestar a estas preguntas es necesario considerar temas de diferente índole, tratemos de explicarlos ordenadamente.
La muerte y la resurrección de Jesús tuvieron lugar en el tiempo de la Pascua judía. Según los evangelios sinópticos de Marcos, Mateo y Lucas, la última cena de Jesús con sus discípulos fue una cena de Pascua, mientras que el evangelio de Juan sitúa el día de la muerte en el día de la Pascua.
La Pascua judía se celebraba el 14 de Nisan, siguiendo las prescripciones bíblicas tales como “El día catorce del primer mes, al atardecer, es la Pascua del Señor” (Lv 23, 5); como habían hecho por primera vez después de haber salido de Egipto “Los israelitas estuvieron acampados en Guilgal y celebraron la Pascua el catorce del mismo mes, por la tarde, en la llanura de Jericó” (Jos 5, 11) o como se reitera en el libro de los Números “El día catorce del primer mes se celebra la Pascua del Señor” (Nm 28, 16) y se indican en otros libros como Crónicas, Esdras y Ezequiel.
Sabemos que el calendario judío esta basado en el ciclo lunar, comenzando los meses con la luna nueva, por lo que el decimocuarto día corresponde al día de la luna llena.
El primer mes judío de acuerdo con el Éxodo es el mes de Nisan, “Este mes será para vosotros el principal, será para vosotros el primer mes del año” (Ex 12, 2).
El mes de Nisán, es el mes que comienza con la luna nueva de primavera, es decir, la Pascua judía es el día de la primera luna llena después del equinoccio de primavera.
Durante los primeros tiempos del cristianismo se celebraba la Pascua en fechas diferentes, aunque a finales del siglo II comenzó a celebrarse el mismo día de la Pascua judía con independencia de que fuese domingo o no. En otros lugares se celebraba el domingo siguiente.
Ya hemos comentado este tema en la entrada “Controversia pascual” indicando que el problema se resolvió en el año 325, cuando en el concilio de Nicea se decretó que la Pascua se celebraría el domingo que sigue al equinoccio de primavera en el hemisferio Norte.
Recapitulando podemos decir, la Pascua cristiana, que conmemora la muerte y resurrección de Jesús se calcula teniendo en cuenta la Pascua judía, pues en ese momento se produjo el hecho histórico, pero se celebra al domingo siguiente de la Pascua judía. Cuando la Pascua judía coincide en domingo se traslada también al domingo siguiente, para evitar la coincidencia.
La movilidad de esta fecha hace que la Pascua pueda variar desde el 22 de marzo al 21 de abril.
Siglos más tarde de haberse resuelto el problema de las fechas, se produce un nuevo hecho que vuelve a crear problemas en el día de celebración de la Pascua, el hecho tiene su origen en el siglo XVI y fue el reemplazo del calendario Juliano por el Gregoriano. El calendario Juliano que se había establecido en el 46 a. de C. por Julio César y que curiosamente no consideraba la existencia de semanas, consideraba que el año estaba constituido por 365,25 días, mientras que la cifra correcta es de 365,242189, es decir, 365 días, 5 horas, 48 minutos y 45,16 segundos, es decir algo más de 11 minutos contados adicionalmente a cada año. Las semanas comenzaron a contarse con Constantino en el año 321 d. de C.
Durante el Concilio de Nicea se habían acumulado tres días que fueron corregidos en ese momento. Para corregir este desfase, que en esos momentos era de 10 días, el Papa Gregorio XIII instauro, en el año 1582, un nuevo calendario, anulándose el desfase al pasar del jueves 4 de octubre al viernes 15. El cuatro de octubre murió Santa Teresa de Jesús.
Los problemas de calendario anterior se solucionaron reordenando los años bisiestos de forma que el error que actualmente se comete es de un día cada 3300 años.
El problema que se ocasionó respecto al tema que nos ocupa es que los diferentes países adoptaron el nuevo calendario en años diferentes. En Inglaterra se pasó al nuevo calendario en el año 1752, al 2 de septiembre le siguió el 14, por eso no es cierto que Cervantes y Shakespeare murieran el mismo día, ambos lo hicieron el 23 de abril de 1616, pero mientras que en España esa fecha correspondía al calendario gregoriano, en Inglaterra aun estaban con el juliano, es decir Shakespeare murió 10 días después.
En los países de religión ortodoxa se mantuvo el calendario juliano hasta principios del siglo XX, en Bulgaria hasta 1917, en Rusia hasta 1918, en Rumania hasta 1919 y en Grecia hasta 1923, y aunque en sus países el calendario gregoriano es el oficial, hoy en día las iglesias ortodoxas (excepto la de Finlandia) siguen utilizando el calendario juliano para el cálculo de la fecha de Pascua.