Pacem in terris

Print Friendly

El día de Jueves Santo de 1963, see el 11 de abril, hace hoy cincuenta años, se publicó la última de las ocho encíclicas que escribió el Papa Juan XXIII en su corto pontificado entre el 28 de octubre de 1958 y el 3 de junio de 1963, Pacem in terris (Paz en la Tierra).
La encíclica lleva el subtítulo de”Sobre la paz entre todos los pueblos que ha de fundarse en la verdad, la justicia, el amor y la libertad” y por primera vez, además de dirigirla a los Cardenales, Obispos, etc., lo hace también a los fieles de todo el mundo y a todos los hombres de buena voluntad.
Juan XXIII plantea cuatro principios fundamentales para alcanzar la Paz, el primero la verdad, como fundamento de la justicia, el segundo la justica como marco de la paz, el tercero el amor como motor de la paz y cuarto la libertad como clima necesario de la Paz.
El contexto en el que se realizaba la publicación de esta carta era lo más opuesto a las pretensiones de la misma, estábamos en lo que se denominó la Guerra Fría, hacía dos años que se había comenzado la erección del Muro de Berlín y hacía pocos meses de la crisis de los misiles de Cuba y frente a estas situaciones prebélicas, el Papa dice en su encíclica que los conflictos no se deben resolver con el recurso a las armas, poniendo énfasis en la importancia del respeto a los derechos humanos.
La encíclica, fue calificada como un texto moderno y comprometido que establecía y fijaba la ética cristiana en el presente y que sobre la base de la fe, interpelaba a los ciudadanos del mundo fueran o no fueran creyentes.
En este último sentido, fue aceptada por todo el mundo, convirtiéndose en una de las encíclicas más famosas y conocidas, generando una multiplicidad de reacciones positivas y una muy buena acogida por líderes políticos y organismos internacionales, desde los anglicanos, pasando por las Naciones Unidas, donde su Secretario General, U Thant, promovió, dos años más tarde, el estudio de la encíclica con una serie de conferencias a nivel internacional, hasta la agencia de prensa soviética Tass que publicó un resumen de la encíclica. El Washington Post dijo: “Juan XXIII recibió la aceptación de la gente, porque la Pacem in Terris no es sólo la voz de un anciano sacerdote, ni el de una antigua iglesia, sino la voz de la conciencia del mundo”.
La Pacem in Terris identifica cuatro puntos clave para guiar a la humanidad en el camino de la paz, dividiéndose el texto en cuatro apartados, en el primero se enuncian los derechos y los deberes fundamentales del hombre, que tienen que constituir la base de la construcción de todo ordenamiento social; en la segunda se examinan los problemas que nacen de las relaciones entre los hombres y los poderes públicos en el ámbito de cada una de las comunidades políticas; la tercera parte está dedicada a las relaciones entre las comunidades políticas y la última, tiene por objeto trazar los presupuestos para la construcción de una comunidad internacional en la que las relaciones entre los pueblos deben de estar basadas en el diálogo y la negociación, y no en las relaciones de poder.
Hoy el Papa Francisco, ha recordado el aniversario de la publicación de la “Pacem in Terris” pidiendo que este aniversario “sea un incentivo para comprometerse siempre más en promover la reconciliación y la paz a todos los niveles”.