Último libro de la trilogía papal

Print Friendly

En la Sala Pío X del Vaticano, medicine se presentó ayer a la prensa por el cardenal Gianfranco Ravasi, el libro “La infancia de Jesús”, tercer volumen de la trilogía que Su Santidad Benedicto XVI dedicada a Jesús de Nazaret.
Como ocurrió con los dos precedentes, que abarcaban la vida publica de Jesús (2007) y los episodios de su pasión y muerte (2011), este tercer volumen será un éxito editorial, pues saldrá al mismo tiempo en diferentes idiomas (italiano, alemán, croata, francés, inglés, polaco, portugués y castellano) y en 50 países; la tirada global de la primera edición supera el millón de copias. En los próximos meses, el volumen se traducirá a veinte idiomas para ser publicado en 72 países.
Afortunadamente el libro, como no podía ser menos teniendo en cuenta el autor, va más allá del tratamiento superficial con que alguna prensa española presenta la noticia, “El Papa afirma que no había ni mula ni buey en el portal de Belén” (El País) o “Y el Papa dijo: la estrella de Belén era una supernova” (El Mundo) puesto que estamos frente a una obra en la que el Papa hace una lectura teológica y un análisis histórico de los Evangelios de Mateo y Lucas.
Lo que nos debe interesar es el contenido de esta obra de 140 páginas con cuatro capítulos, un epílogo y una breve premisa, en las que el Papa afirma cosas como que las narraciones de la infancia de Jesús son “historia, historia real, acontecida, claro, historia interpretada y comprendida con base en la Palabra de Dios” y que si le preguntan si cree que es cierto lo “que decimos en el Credo”, sobre el nacimiento del Hijo concebido por el Espíritu Santo y que nació de María la Virgen, la “respuesta, sin reservas, es sí”.
Es decir las narraciones de la infancia de Jesús que aparecen en los primeros capítulos de los Evangelios de Mateo y de Lucas no son leyendas ni reconstrucciones fantásticas.

En News.va pueden consultar una sinopsis del libro.